Material:

Música relajante

Empezamos:

Nos ponemos cómodos. Podemos estar estirados o sentados, como más nos apetezca. Cerramos los ojos e imaginamos una bola brillante justo delante nuestro, a la altura de nuestra frente.

La imaginamos del color que más nos guste o que necesitemos en este momento.

La bola se acerca lentamente a nuestra cara, hasta estar tan cerca que podemos notar su ligero calor. Notamos como se desliza desde la frente hasta la nariz, y como baja hacia nuestra boca llegando hasta la barbilla.

Y así vamos paseando la bola por todo el cuerpo, dando las instrucciones en voz alta. Cuando hayamos hecho esta meditación varias veces, las instrucciones y la guia la puede llevar a cabo alguno de l@s participantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.